Hombre y mujer sonriendo

¿Carillas dentales de composite o porcelana? Pros y contras

simonblas Estética dental, Tratamientos

Es seguramente uno de los tratamientos de estética dental que más ha crecido en los últimos años, aunque lo primero que tienes que saber es que todo lo que hagas en tu boca tiene que estar supervisado por un profesional de la Odontología. Te decimos esto porque no todos los problemas dentales pueden solucionarse con la colocación de una carilla dental ni tampoco podremos prometerte que replicaremos en tu boca la sonrisa de tu famoso o famosa preferido.

Desde nuestro punto de vista, las carillas dentales son una manera de mejorar el aspecto general de la sonrisa sin tener que recurrir a tratamientos muy invasivos o con una larga duración. Con ellas podemos corregir pequeñas imperfecciones en los dientes como espacios interdentales (diastemas). También son una solución ideal cuando nos fracturamos un diente o para rejuvenecer dientes que van perdiendo su color irremediablemente sin que podamos hacer un blanqueamiento dental profesional. Por ejemplo, hay antibioticos que contienen tetraciclinas o tratamientos como la endodonci que pueden alteran el color de los dientes de manera permanente.

Por experiencia sabemos que, en muchos casos, unas carillas dentales pueden ser razón suficiente para que un paciente recupere autoestima, seguridad y confianza, pero, es conveniente que sepas que para colocar una carilla dental necesitamos primero una boca sana en la que hayamos descartado la necesidad de otro tipo de técnicas. Por ponerte algunos ejemplos, si tienes los dientes astillados o desgastados porque rechinas los dientes, de poco te servirán las carillas dentales si previamente no ponemos solución a tu bruxismo. O si tienes apiñamientos muy severos en los dientes o problemas de maloclusión, no solucionarás nada colocándote carillas dentales cuando lo que te hace falta, en realidad, es una ortodoncia.  Desconfía de cualquier clínica en la que antes de abordar un tratamiento de carillas, no te hacen una revisión profunda de tu boca.

Dicho esto, y sin querer chafar tus expectativas, te vamos a hacer una comparativa de las carillas dentales que más se utilizan actualmente: composite y porcelana. Ambas tienen pros y contras, así que te invitamos a que nos visites, veamos tus dientes y busquemos juntos la mejor solución para ti. Eso sí que podemos prometértelo.

 

CARILLAS DENTALES DE COMPOSITE
Pros y contras carillas dentales de composite

PUNTOS FUERTES

Apariencia totalmente natural.

Es más económica que una carilla de porcelana.

Se coloca directamente en el diente mediante la adhesión de capas de este material.

No es necesario dar anestesia al paciente y se realiza en una única sesión clínica.

No tenemos que manipular el diente que mantendrá la integridad del esmalte.

Es un  tratamiento reversible. Podemos retirarlo para colocar carillas de porcelana o retocar lo que se haya puesto anteriormente.

PUNTOS DÉBILES

Tiene una menor duración que una carilla de porcelana.

Con el tiempo, puede cambiar de color y perder brillo, aunque dependerá también de los hábitos de alimentación y limpieza del paciente.

Por norma general, necesita más mantenimiento en clínica para mantener un aspecto natural durante mayor tiempo.

 

CARILLAS DENTALES DE PORCELANA
Pros y contras carillas dentales de porcelana
PUNTOS FUERTES

Tiene un alto nivel estético.

No pierde color ni brillo con el tiempo.

Ofrece una mayor durabilidad que el composite con una media de 12 años.

Necesita menos mantenimiento en clínica.

PUNTOS DÉBILES

Su precio es superior a una carilla de composite.

Es necesario manipular la superficie del diente, concretamente tocar parte del esmalte.

Puede que sea necesaria la administración de anestesia local y el tratamiento se realiza en varias sesiones clínicas.

El tratamiento es irreversible.