Ortodoncia

¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia es el tratamiento que realizamos en dientes mal posicionados, para llevarlos a su situación ideal dentro de la arcada dental.
Siendo más exactos, la ortodoncia engloba el estudio, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento correctivo de los dientes que sufren alteraciones de forma y posición, como apiñamientos, problemas de mordida incorrecta y maloclusión.
Con la ortodoncia podemos restablecer el estado y posición correcto de los dientes para devolver el equilibrio y la armonía a la sonrisa y velar por la salud bucodental del paciente.

 

¿Cuándo es necesaria la ortodoncia?

Para someterse a un tratamiento de ortodoncia no hay una edad definida, ni límite. De hecho, cada vez son más los adultos que recurren a ella para alinear sus dientes y corregir problemas mandibulares o de mordida.
Lo que debe marcar si es necesario, lo determinará un examen clínico completo y una serie de estudios, radiológicos entre otros, que respondan a criterios objetivos y funcionales. Siempre que, de antemano, los dientes estén mal posicionados, la mordida no concuerde, o no encajen unos dientes con otros.
Destacamos que es importante comenzar el tratamiento de ortodoncia cuanto antes, mejor en edades tempranas que después, y empezar a intervenir en cuanto se detecta la primera irregularidad en los dientes. El motivo es que con los niños se pueden aplicar tratamientos preventivos que guíen el desarrollo y el crecimiento de su boca, mientras que, con los adultos, los tratamientos ya sólo podrán ser correctivos o de alineamiento de sus dientes.

 

Tipos de tratamientos de ortodoncia

En Simón Blas trabajamos todos los tratamientos de ortodoncia existentes en la actualidad. Desde las soluciones más tradicionales a las más modernas.
La aparatología de ortodoncia se clasifica en ortodoncia fija y ortodoncia removible.

  • Brackets: Son pequeñas piezas de forma cuadrada que se fijan en los dientes y que se unen entre sí gracias a un arco metálico. Se colocan para corregir anomalías y alinear los dientes.
    • Brackets metálicos: hoy en día sigue siendo el aparato de ortodoncia fija más utilizado en casi todos los tratamientos de preadolescentes y adolescentes.
    • Brackets estéticos: fabricados en materiales como la porcelana, el circonio y el zafiro, que o imitan el color del diente o son casi transparentes, y que logran que la ortodoncia pase prácticamente inadvertida.
    • Brackets de autoligado: que se diferencian de los metálicos en que no usan gomas elásticas o ligaduras para unirse al arco.
  • Ortodoncia lingual: A diferencia de los brackets metálicos clásicos, que se colocan en la parte posterior y visible de cada diente, la ortodoncia lingual es un tipo de ortodoncia fija que se caracteriza porque los brackets van fijados en la cara interna de los dientes. Por eso también se la conoce como ortodoncia invisible.
  • Ortodoncia con alineadores invisibles o férulas transparentes: Esta ortodoncia es removible, de quita y pon. Permite extraerla para comer y para lavarse los dientes, facilitando una mejor higiene bucodental que la que posibilita la ortodoncia fija, que requiere ser más exhaustivo y meticuloso al limpiarse los dientes.

El hecho de que sea transparente, más cómoda porque se puede extraer, y que evite que aparezcan pequeñas heridas o llagas en la boca, que, si pueden darse con los brackets por el roce, la convierten en una de las opciones más elegidas actualmente.

La duración de un tratamiento de ortodoncia puede ser de 6 a 8 meses en casos leves y hasta de 3 años en casos más graves o complicados.

 

Beneficios de la ortodoncia

Unos dientes mal alineados no sólo influirán en la salud bucodental, sino también en el estado físico general.
Y entre los beneficios que conlleva someterse a un tratamiento de ortodoncia están evitar o eliminar posibles dolores de espalda, de cabeza, de oídos, de bruxismo, problemas con el habla, de respiración, apnea del sueño e incluso desviaciones de columna.
Además de que, en el caso de los adultos, tener los dientes bien alineados para tener el espacio adecuado, será primordial por si en el futuro es necesario poner algún implante.
Para los profesionales que realizamos tratamientos de ortodoncia, el objetivo es conseguir una buena funcionalidad de los dientes, a la vez que los mejores resultados estéticos que devuelvan la sonrisa a nuestros pacientes.

 

Preguntas frecuentes

1. ¿No hay que esperar a que salgan todos los dientes para hacer un tratamiento de ortodoncia?
Cuando se observa un problema ortodóncico, es importante evaluarlo a partir de los 6 años. En este periodo aún se están produciendo cambios en la mandíbula y los maxilares del niño y, en función de cuál sea la naturaleza del problema, intervenir antes de que salgan todos los dientes, permitirá unos mejores resultados finales.

2. ¿Y si no hacemos el tratamiento de ortodoncia?
Al margen de que no se recuperaría la parte estética, que sería un añadido, cuando los ortodoncistas indicamos tratamientos de este tipo, es para conseguir resolver problemas de alineamiento dental y oclusión que sean estables y duraderos. Si no hay tratamiento, estos problemas persistirán y podrán derivar en otros que pueden afectar seriamente al estado del cuerpo en general.