Genética y periodontitis: ¿Tu ADN influye en la salud de tus encías?

Genética y periodontitis. ¿Cuánto hay de cierto en que nuestros genes pueden estar detrás de uno de los problemas orales más graves? Descúbrelo.

Genética y periodontitis pueden tener una relación más estrecha de lo que piensas. ¿Sabías que tu genética podría desempeñar un papel importante en el riesgo de que desarrolles esta enfermedad de las encías?

En este artículo, exploraremos cómo tus genes y tu salud bucal están interconectados. No te pierdas nada.

Genética y periodontitis. Punto de partida

Antes de profundizar en la genética, es importante explicar qué es la periodontitis. En términos simples, es una enfermedad de las encías que afecta a los tejidos que rodean y soportan los dientes. Tiene como consecuencia la inflamación y el sangrado de las encías, y, en casos graves, incluso la pérdida de dientes.

La genética puede influir en el riesgo de padecer periodontitis. Estudios de los últimos años han identificado que una serie de variaciones en múltiples genes, que codifican proteínas relacionadas con la respuesta inmune-inflamatoria de la persona, pueden aumentar la susceptibilidad a esta enfermedad.

Sin embargo, hay que mantener la calma, porque tener estos genes no garantiza que se vaya a desarrollar periodontitis.

Factores de riesgo conocidos asociados a la periodontitis

Existen factores de riesgo comunes asociados con la periodontitis. La genética es solo un componente más de la ecuación.

1. Higiene bucal deficiente: una higiene bucal inadecuada es uno de los factores de riesgo más importantes para desarrollar enfermedad de las encías.

Cuando no se cepillan los dientes y no se usa hilo dental regularmente, las bacterias y los restos de alimentos se acumulan en la boca, formando una película pegajosa que se conoce como placa dental.

Con el tiempo, esta placa se endurece y se convierte en sarro, y la acumulación de placa y sarro irrita las encías y puede llevar a la inflamación.

2. Tabaquismo: fumar es otro factor de riesgo que influye en la periodontitis. El tabaco reduce el flujo sanguíneo a las encías, debilita el sistema inmunológico oral y dificulta la capacidad del cuerpo para reparar los tejidos dañados. Como consecuencia de este hábito perjudicial los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, y de forma más grave.

3. Dieta poco saludable: la alimentación tiene un papel destacado en la salud bucal. Una dieta rica en azúcares y carbohidratos procesados puede fomentar el crecimiento de bacterias dañinas en la boca, y provocar la formación de placa y que se desencadene la periodontitis.

Sin embargo, una dieta equilibrada con alimentos ricos en nutrientes, como frutas y verduras, puede fortalecer el sistema inmunológico y mantener la salud de las encías.

4. Enfermedades sistémicas: ciertas enfermedades, como la diabetes, pueden aumentar el riesgo de sufrir periodontitis. La diabetes afecta la capacidad del cuerpo para controlar los niveles de azúcar en sangre, lo que puede llevar a una mayor sensibilidad a las infecciones, incluidas las de las encías.

La periodontitis a su vez, también puede tener un impacto negativo en el control del azúcar en sangre en personas con diabetes. Esto crea y favorece un ciclo perjudicial que hay que supervisar muy bien médicamente.

5. Cambios hormonales: los cambios hormonales, como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia, pueden aumentar la sensibilidad de las encías y aumentar el riesgo de padecer la enfermedad.

Las mujeres embarazadas son más susceptibles de experimentar una forma de la enfermedad conocida como la gingivitis del embarazo.

6. Medicamentos: algunos medicamentos, como los antidepresivos y ciertos anticonceptivos, pueden tener efectos secundarios que afectan a la salud de las encías.

Es importante hablar con el médico o dentista sobre los medicamentos que se toman. Así como sobre cualquier efecto secundario que puedan tener en la salud bucal.

7. Factores genéticos: hay personas con una predisposición genética que las hace más propensas a padecer periodontitis. Especialmente, y cómo hemos adelantado, si tienen una respuesta inflamatoria excesiva a las bacterias bucales.

La periodontitis es el resultado de una combinación de factores de riesgo, relacionados con la higiene bucal, el estilo de vida y la genética.

Mantener una buena higiene oral, llevar un estilo de vida saludable y controlar tu estado de salud general, son puntos clave para prevenir esta enfermedad de las encías. Conservar una sonrisa sana a lo largo de la vida depende de ello, independientemente de la predisposición genética que puedas tener. ¡No lo olvides!