La maloclusión dental puede provocar problemas posturales

La maloclusión dental, o morder mal, nos puede producir graves problemas posturales, incluso de equilibrio. Los odontólogos lo advertimos ya desde hace tiempo y no son pocos los casos que hemos tratado con problemas de este tipo que venían derivados por profesionales de la traumatología; o incluso pacientes con dolores cervicales, de espalda, etc y que se han recuperado de esos malestares tras hacerse un tratamiento de ortodoncia.

La maloclusión puede causar problemas

Hace poco menos de un mes se publicó un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona y de la Universidad de Innsbruck (Austria), en el que han concluido que la mordida influye, efectivamente, en que surjan problemas de postura o incluso de equilibrio.

La oclusión dental es el contacto que se produce entre los dientes superiores e inferiores al cerrar la boca. Cuando este encaje no se hace bien por cualquier razón, se le denomina maloclusión. Esta investigación ha determinado que la corrección de diferentes maloclusiones, llevando la mandíbula a una posición neutra, mejora en general el control postural, tanto en movimiento, como en equilibrio estático.

Además, el estudio también afirma que existe una influencia directa entre el nervio trigémino y el núcleo vestibular. Esto quiere decir que están directamente relacionados los nervios responsables de la función masticatoria y el del control del equilibrio. Esta relación confirmaría que las malas mordidas o maloclusiones, perjudican el control de la postura.

En el estudio se han realizado pruebas de diferente tipo y se ha conseguido demostrar que cuando las maloclusiones se corrigen, mejora el equilibrio; además, éstas influyen más en el control de la postura que en reposo.

En el caso de los deportistas, esta relación entre maloclusión y disfunción de postura y equilibrio puede condicionar el rendimiento final y la prevención de lesiones, como fracturas, torceduras, etc.

En la Clínica Simón Blas podemos ayudarte

Además de los tratamientos odontológicos que llevamos a cabo en la clínica para corregir las maloclusiones, en Simón Blas todavía podemos ayudarte de forma integral.

Colaboramos estrechamente con Markel Simón, fisioterapeuta espacializado en osteopatia y posturología. La delegación en Bilbao de su centro está situada en nuestra consulta y gracias a esto podemos tratar casos específicos de forma global, dando respuesta a todas tus necesidades.

Markel Simón, además de ofrecer tratamientos como osteopatía y fisioterapia o electro estimulación, también está especializado en tratamientos que corrigen la postura. Mediante este tipo de técnicas, se puede tratar el Síndorme Postural Fino, para evitar dolores cervicales, lumbres, dorsales u otros casos como tendinitis.

En el caso específico de la boca, la maloclusión puede generar lesiones en las cadenas musculares posteriores y desarrollar el llamado Síndrome Postural Fino de Origen Descendente.

Ya sabes, si sufres cualquier problema de mordida, por leve que te parezca, ponte en contacto con nosotros para que le demos solución.