Opciones de tratamiento para la sensibilidad dental

¿Existe tratamiento para la sensibilidad dental?, ¿puede originar problemas bucales graves?, ¿es posible prevenirla? Tenemos todas las respuestas.

Más del 25% de personas entre los 20 y los 45 años sufre sensibilidad dental o la ha sufrido alguna vez. Así que, si al tomar alimentos y bebidas frías, calientes o ácidas, al cepillarte o al usar el hilo dental, sientes un dolor más o menos agudo en tus dientes, es más que probable que formes parte de este porcentaje.

Te explicamos cuáles son las distintas opciones de tratamiento para la sensibilidad dental que se ofrecen en consulta, y algunos trucos para que puedas combatirla en casa. Pero, antes de nada, queremos que tengas clara una cosa, si la sensibilidad dental no se trata a tiempo y de manera adecuada, puede impedirte realizar una correcta higiene de la boca, y generarte otros problemas graves como caries o la enfermedad de las encías. Por eso no debes bajar la guardia si aparece.

Tratamiento para la sensibilidad dental en la clínica

La sensibilidad dental es consecuencia de la exposición de la dentina, que es una parte del diente que cubre el nervio, y que en una situación normal está protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte.

La dentina puede quedar al descubierto porque ha habido un desgaste del esmalte o porque las encías se han retraído. Cuando esto sucede, los nervios del diente quedan desprotegidos, provocando dolor o sensibilidad al entrar en contacto directo con determinados alimentos y bebidas.

La sensibilidad dental no tiene por qué ser permanente, puede aparecer y desaparecer. El verano, por ejemplo, es una época en la que se manifiesta con más frecuencia, porque comemos y bebemos más alimentos y bebidas frías.

¿Cómo tratar los dientes sensibles?

El tratamiento profesional dependerá de cada caso concreto y de los niveles de sensibilidad dental que experimente el paciente. Entre los más comunes:

  • Prescribir una pasta dentífrica para dientes sensibles con alta concentración de flúor

Esta pasta para uso diario ayudaría a anular los estímulos dolorosos provocados por agentes externos que llegan al nervio.

  • Administrar barniz de flúor o gel fluorado en las zonas sensibles expuestas

Este barniz o gel fluorado servirá para fortalecer tanto el esmalte del diente como la dentina, y reducir la sensibilidad.

Con el mismo objetivo, también es posible prescribir este tratamiento para seguirlo en casa, colocando el gel fluorado en una férula que debe ponerse en la boca por tiempo concreto y limitado.

  • Recurrir a la restauración dental

En este caso se aplicaría una resina o material adhesivo para sellar el área de la dentina al descubierto. De tal manera que actúe de barrera protectora contra aquello que causa las molestias o la sensibilidad.

  • Realizar un injerto de encía quirúrgico

La pérdida de tejido de la encía en la raíz del diente puede ocasionar sensibilidad dental. Coger un poco de tejido de otra parte de la boca para hacer un injerto en la zona afectada, protegerá las zonas expuestas y reducirá la sensibilidad.

Si tras probar otros tratamientos la sensibilidad es grande y el dolor continuo y persistente, practicar una endodoncia puede ser una solución con garantías. Al actuar directamente sobre la pulpa dental o el núcleo blando del diente, es un procedimiento que ofrece grandes resultados.

5 Claves a tener en cuenta para prevenir la sensibilidad dental

1.No cepilles tus dientes con mucha fuerza, hazlo de manera controlada y con movimientos suaves.

2. Usa un cepillo que no dañe el esmalte de tus dientes y encías. Evita que sea de cerdas duras.

3. Utiliza una pasta dentífrica y un colutorio indicados para la sensibilidad dental.

4. Si aprietas o rechinas tus dientes, usar una férula o protector dental evitará que los desgastes o los fractures, y que esto te provoque sensibilidad.

5. Mantén a raya lo que comes. Sobre todo, las bebidas o los alimentos que sean muy ácidos, como el zumo y las frutas cítricas, refrescos carbonatados o el vinagre.

Aunque la sensibilidad dental afecta a una amplia mayoría de personas, es una de las dolencias por las que menos se visita al dentista. Algo que no se conoce es que es el primer indicador de posibles enfermedades bucodentales que podrían prevenirse o detectarse antes de que fuera tarde. Evitando así, que derivaran en problemas más graves.

¿Crees que puedes padecerla? Contacta con nosotros para que te echemos un vistazo y podamos determinar la causa que la provoca. De esta manera, podremos tratarte para solucionarla y darte pautas específicas para prevenir de nuevo su aparición.