¿Cada cuánto tiempo hay que realizar una limpieza bucal?

¿Cada cuánto tiempo hay que realizar una limpieza bucal? Si no tienes claros los tiempos, te sacamos de dudas para que cuides de 10 tu salud bucodental.  

Aunque lleves a rajatabla la limpieza diaria de tus dientes y tu boca, hay elementos contra los que no podrás luchar en solitario. La acumulación de placa dental y sarro es algo que se acabará produciendo tarde o temprano, y necesitarás la ayuda de un dentista o de un higienista dental, que te realice una limpieza profesional, para eliminarlos. Puede ser que tengas dudas sobre cada cuanto tiempo hay que realizar una limpieza bucal. Sigue leyendo con atención porque las despejamos todas en este artículo.

¿Cada cuánto tiempo hay que realizar una limpieza bucal?

Una limpieza dental profesional o profilaxis dental es una práctica odontológica para remover la placa bacteriana y eliminar el sarro acumulado en la superficie y en las zonas menos accesibles de los dientes. Se realiza para cuidar de éstos y de las encías.

El dentista marcará cada cuanto tiempo debe hacerse, en función de la naturaleza de la boca del paciente. Y estará condicionada por si, por ejemplo, existen enfermedades periodontales previas, como la gingivitis o la periodontitis, que requieran de más constancia y control. Pero lo normal es que sea una, o incluso dos veces al año (cada seis meses).

Fases de una limpieza bucal

Como ya hemos adelantado, las limpiezas bucales o profilaxis las pueden realizar tanto los dentistas como los higienistas dentales titulados.

Es un procedimiento indoloro, rápido, y relativamente sencillo, que podemos resumir en tres fases: Evaluación, limpieza y “raspado” y pulido.

Fase 1. Evaluación.

El profesional realizará una inspección completa de toda la boca para detectar placa, sarro y si existen signos de inflamación en las encías.

Fase 2. Limpieza y “raspado”.

Habitualmente se pueden realizar con instrumental como ultrasonidos o curetas. Los ultrasonidos van eliminando la placa dental, el sarro y las manchas adheridas a los dientes.

Los restos que puedan quedar, se suelen eliminar de manera manual con la ayuda de instrumentos como el hilo dental o la cureta, que es necesaria si hay que incidir en zonas con una mayor profundidad.

Fase 3. Pulido.

Por último, se procede a pulir los dientes para dejar lisa su superficie y eliminar manchas resistentes. El objetivo es minimizar la existencia de rugosidades o imperfecciones del esmalte a las que puedan adherirse el sarro o la placa.

Algo que debe quedar claro es que en la limpieza bucal no se daña el esmalte.

Consecuencias de no realizar limpiezas bucales

Si en algo insistimos continuamente los dentistas, es en la importancia de cuidar la salud bucodental. Por eso, uno de nuestros cometidos es dar recomendaciones para tener una buena higiene oral para salvaguardarla.

Ser descuidado y no muy constante en este punto, o no visitar con frecuencia tu clínica dental, con el tiempo puede acarrear problemas graves en la boca. Nos referimos a patologías como la caries, halitosis y enfermedades de las encías como la gingivitis o enfermedad periodontal (muy a menudo generadas por la placa dental). Que, si no se tratan una vez aparecen, pueden derivar en otras complicaciones que afecten a la salud general (un agravamiento de la diabetes, problemas cardiovasculares, parto prematuro, etc.)

Evitar acudir al dentista por tener la creencia de que todo está en orden y no percibimos nada grave, es un gran error. Por eso es necesario interiorizar que, cada cierto tiempo, tenemos que pasar por las manos de profesionales para revisar nuestra boca y hacernos una limpieza dental.

Te recordamos que el cepillado diario, por muy a conciencia y por muchas veces que se haga, no será suficiente para acceder a determinadas zonas de los dientes. Y que sólo la profilaxis conseguirá una limpieza total de tu boca.

¿Hace un tiempo que no te sometes a una?, pues este es el momento de que acudas a tu dentista de confianza a hacerte una revisión. Si no lo tienes, siempre puedes contactar con nuestro equipo de dentistas e higienistas dentales. Ponerte en manos expertas es lo mejor que puedes hacer por la salud de tus dientes y la de tu boca. Y la odontología preventiva es siempre la mejor arma.