Cómo se trata el bruxismo

Bruxismo

Conoce cómo se trata el bruxismo para que podamos paliar sus efectos si lo padeces, porque, aunque es un problema dental muy común, no desaparecerá.

El bruxismo o rechinamiento es un acto involuntario e inconsciente que consiste en apretar fuertemente la mandíbula y mover los dientes rozándolos entre sí, hacia delante y hacia atrás. Consideramos necesario que sepas cómo se trata el bruxismo, porque si no se actúa a tiempo, puede originar problemas importantes, y, en algunos casos, irreversibles. Los dos más habituales y más graves son el desgaste del esmalte dental o la fractura de los dientes, que frecuentemente pueden acompañarse de dolor en la mandíbula, dolores de cabeza, cuello y oídos. Además de sensibilidad en las encías, dificultad al masticar, cambios en la mordida y trastornos del sueño.

Dado que es una patología que, sin duda, afecta a la salud, apunta todo lo que tenemos que contarte para reducir al máximo sus consecuencias.

Cómo se trata el bruxismo. Relajación de la mandíbula y uso de una férula de descarga

Aunque también existe el bruxismo diurno, por lo general, el bruxismo se produce por la noche, mientras dormimos. Por eso, puede ser que lo padezcas y lo desconozcas. De hecho, a muchos de nuestros pacientes se lo detectamos en consulta al hacer una revisión dental ordinaria.

Las causas que más se relacionan con el bruxismo son el estrés, la tensión, el nerviosismo y la ansiedad. Y cuanto más nivel de cualquiera de ellas se experimenta, más intenso y agresivo es el bruxismo. Para su tratamiento, una vez existe un diagnóstico, indicamos dos cosas: aprender a relajar la mandíbula y usar una férula de descarga por las noches.

Relaja la mandíbula en 4 sencillos pasos

Es recomendable hacer estos ejercicios dos veces, una de ellas durante el día y la otra, antes de acostarnos:

1/ Abrir la boca todo lo posible y volverla a cerrar, 15 repeticiones.

2/ Mover la mandíbula hacia los lados, 15 repeticiones.

3/ Hacer círculos completos con la mandíbula, 10 hacia la izquierda y 10 hacia la derecha.

4/ Llevar la mandíbula inferior hacia delante y hacia atrás, 10 repeticiones.

Los beneficios de la férula de descarga

Cuando el acto de rechinar se produce por el día, podemos llegar a controlarlo. De lo que se trata es de tomar consciencia de en qué momentos estamos apretando la mandíbula, para, acto seguido, aliviar la presión ejercida sobre los dientes. El problema se da cuando el bruxismo es nocturno, y por lo tanto inconsciente e incontrolable. Es en estos casos, cuando los dentistas recomendamos el uso de una férula de descarga por las noches.

Las férulas de descarga están fabricadas en material rígido, resistente a la fuerza que ejercemos al apretar los dientes, y se adaptan a la dentadura como un guante. Al usarse a diario, la férula de descarga necesita cuidados y una limpieza correcta, para lo que damos pautas y recomendaciones en consulta. Dónde, además, controlaremos que la usas correctamente, y haremos revisiones periódicas por si necesita algún ajuste.

La eficacia de la férula de descarga está fuera de toda duda, siendo el tratamiento más adecuado para evitar el rechinamiento, proteger los dientes del desgaste y aliviar el dolor de la mandíbula. Pero su uso siempre debe estar supervisado por un odontólogo o un ortodoncista.

Quién puede padecer bruxismo

El bruxismo no conoce de edades, ni de género. Puede darse en adultos y también en jóvenes y en niños, como ya abordamos en otro artículo específico sobre el bruxismo infantil. En el que hablamos de sus características, y algunos consejos a tener en cuenta si vuestro hijo lo padece.

Si tienes sospechas de que sufres este problema, ponte en contacto con nosotros y acude a consulta para que podamos despejar las dudas haciéndote un reconocimiento. Cuanto antes lo hagas, menos desgaste soportarán tus dientes y menos problemas derivados de él padecerás en el futuro. No olvides que, aunque el bruxismo sea algo que no tiene solución, es posible combatirlo para que no te afecte en tu vida diaria.