Tipos de blanqueamiento dental. ¡Recupera tu sonrisa!

Blanqueamiento dental

¿El color de tus dientes no es igual y te cuesta más sonreír? La solución es sencilla, someterte a uno de los tipos de blanqueamiento dental profesional.

Si tu sonrisa no es tan bonita como antes y tus dientes han cambiado de color, seguramente te interese informarte sobre los tipos de blanqueamiento dental que existen. Con unos resultados extraordinarios, es uno de los tratamientos odontológicos de estética dental que mas se demandan y realizamos en consulta. Conoce qué opciones tienes a tu alcance.

4 Tipos de blanqueamiento dental recomendados

El paso del tiempo, una higiene dental escasa, el consumo de determinados alimentos y bebidas (café, vino tinto, frutos rojos, soja, chocolate negro, etc.), y determinados hábitos, como fumar, pueden ser algunas de las causas que originen un cambio de color en tus dientes. Y, en concreto, que estos adquieran un tono mas amarillo u oscuro.

Para esas personas en los que esos cambios son evidentes, es a las que van dirigidos los tratamientos de blanqueamiento dental. Procesos  sencillos, nada invasivos e indoloros, que consisten en devolver a los dientes su aspecto natural y sano, eliminando manchas y solucionando problemas de decoloración.

1. Blanqueamiento profesional en la clínica dental

En este tipo de blanqueamiento se aplica un gel blanqueante que contiene peróxido de hidrógeno directamente sobre los dientes. Previamente se protegen las encías con una barrera gingival. Después, se aplica una luz láser o led sobre el gel, y, de su acción, se consigue el blanqueamiento de los dientes.

Es un procedimiento corto, en el que enseguida se aprecian los resultados.

2. Blanqueamiento en casa

En este caso el tratamiento se realiza en casa, pero con supervisión profesional en todo momento, y dura en torno a un mes. El odontólogo fabrica y entrega al paciente unas férulas a medida, a las que debe añadirse el gel con peróxido de hidrógeno.

Resulta bastante cómodo porque las férulas deben colocarse en los dientes por la noche, mientras se duerme. Los resultados se van viendo con el paso de los días.

Si quieres, puedes completar esta información echando un vistazo a nuestro post sobre las fases de un blanqueamiento dental a seguir en casa y las recomendaciones tras someterte a uno.

3. Blanqueamiento combinado o mixto

Como su nombre indica, este proceso combina los dos tratamientos anteriores, en la clínica dental y en casa. Y está indicado para personas que tienen unos dientes con un tono bastante oscuro.

Primero se hace una primera sesión con láser en consulta, y, luego, el proceso continua con las férulas en casa.

4. Blanqueamiento interno

Este blanqueamiento está recomendado a personas a los que les han practicado una endodoncia, tienen algún diente desvitalizado, y se ha oscurecido por este motivo. El fin es devolverle el mismo color que al resto de dientes.

El tratamiento debe abordarse desde el interior del diente. El gel blanqueante se introduce dentro de la corona. No es doloroso ni necesita anestesia, pero si suele realizarse en varias sesiones hasta conseguir el blanqueamiento deseado.

Hay que tener cuidado con el uso de pastas blanqueantes, férulas y geles, que se venden en tiendas y grandes superficies para ese fin. Sin ningún tipo de control odontológico y con una efectividad en cuestión por no tener garantías, ni durabilidad en el tiempo.

Lo recomendable es que el proceso esté realizado y supervisado por profesionales, que tras evaluar el estado de los dientes, indiquen el tratamiento más adecuado en cada caso. Y que den pautas al finalizarlo para hacer un buen mantenimiento en casa.

Contacta con nosotros si tienes dudas o quieres ampliar más esta información. Recuperar una sonrisa bonita y luminosa puede resultar más fácil de lo que crees, aunque tengas que poner de tu parte para que dure a lo largo del tiempo.